Inicio

La Ley Orgánica 1/2015, de 30 de marzo, por la que se modifica la Ley Orgánica 10/1995, de 23 de noviembre, del Código Penal, en vigor desde el 1 de julio del presente año proyecta normas penales sobre la actividad empresarial. Aunque ya en 2010 se introdujo la responsabilidad penal de las personas jurídicas es bien cierto que no se desarrollaron los criterios concretos del concepto de “debido control”. Esta ausencia absoluta de detalle en la definición de un concepto capital para determinar las responsabilidades ha sido resuelta en la Ley Orgánica 1/2015, despejando con ello la inseguridad jurídica que generaba la norma anterior.

Como todos sabemos, la ignorancia de las leyes no excusa de su cumplimiento. Y esta es la principal razón por la que proponemos esta acción formativa: conocer las responsabilidades penales y civiles en que podemos incurrir, tanto a nivel societario como directivo, por las infracciones o delitos cometidos por subordinados y empleados, así como proponer medios de prevención para eliminar este riesgo.

La Ley Orgánica 1/2015 nos aboca al establecimiento en nuestras entidades de un sistema de prevención penal, es decir, una estructura que acoja normas, protocolos y controles que evacúen la responsabilidad penal de nuestras empresas en caso de incumplimiento de la ley por parte de un trabajador.

De la mano del Dr. D. Miguel Olmedo Cardenete, Catedrático de Derecho Penal y Decano de la Facultad de Derecho de la Universidad de Granada, iremos desgranando todas estas cuestiones y comprobando hasta qué punto nuestras entidades han establecido una política de defensa penal adecuada a la nueva norma.